Dulces Delirios (1)

A veces tengo miedo. Miedo de perder. Miedo de que la gente se vaya cuando mas la necesito. Miedo de ser olvidada e invisible al mundo. Miedo de desaparecer.
Miedo de no ser lo suficientemente buena.
Pero cuando mis temores se calman, me recuerdo a mi misma que puedo ser tan buena como yo quiera serlo y tanto como yo este dispuesta a luchar por mi. Tambien recuerdo que las decisiones de los demas no estan en mis manos y que solo debo confiar en su cariño por mi. Me quieren, asi como yo me quiero, y si yo permanezco fiel a mi solo por esa simple razon llamada amor, ellos permaneceran a mi lado.

Aunque el miedo perdure en mi.



Miles de preguntas me rodean
y se que deberia tener las respuestas  
pero sigo dudando... 

La desesperacion y la duda 
penetran a lo mas hondo de mi. 
Ya no me siento segura de nada, 
no estoy segura de mis prioridades 
ni de lo que soy capaz. 



Y puesto ya en la mesa, 
quisiera descubrir ¿de que estan hechos mis atomos?  
Descubrir cada una de mis particulas 
y tener la certeza de lo que soy. 

Cuando siento que todo es perfecto 
ironicamente me asaltan las dudas. 
Las dudas de quien soy, 
de si esta soy yo en verdad. 
Las dudas de ser lo suficientemente buena. 

Ser suficiente para ser lo que hace falta. 
Ser suficiente para ser amada. 
Ser suficiente para no ser olvidada. 
Suficiente para merecer algo grandioso, 
para lo alcanzar lo que mas deseo. 
Ser suficiente para no se engañada 
y mucho menos engañarme a mi misma. 

Quiero saber de lo que soy capaz, 
de lo que puedo lograr y no. 
No quiero mentirme, 
quiero dejarme todo en claro. 
Solo quiero confiar mas en mi.  

A veces veo personas mejores, 
¿con mas experiencia?, ¿con mas talento, quiza? 
Y me pregunto: ¿yo tendre eso que hace falta? 
¿Y si ellas lo merecen y yo no? 

No quiero ser una gran duda, 
quiero ser certeza y confianza puras. 
Quiero saber quien soy y saber todo de lo que soy capaz. 

No quiero perder esta vez 
y no voy a permitirlo.

He tenido miedo a los segundos, porque son estos los que indican cuanto durara el momento llamado vida. Y esos segundos cada vez son menos y se que cuando acaben tendre que decir adios, quiza a todo. Es entonces cuando pienso en huir, juntar todo lo que me importa y quiero e irme a un lugar donde solo vivan los sueños. 
Pero mi mente dice no.
Se que no puedo huir, porque me estaria traicionando a mi misma. Y se que por mas que quiera a alguien, esa persona es libre, asi como yo lo soy, entonces solo me queda confiar en el amor que le tengo; porque eso es lo que hago conmigo misma: se que soy libre, me amo y confio en mi y asi es como puedo encontrar lo que soy realmente. Asi es como tengo la certeza de que no puedo ni debo huir. 



De nuevo esa sensaciòn abrumadora. 
De nuevo ese cántico maldito. 
"Ahora, ahora, ahora", susurra. 
"Nunca, nunca, nunca", ruego. 

No quiero seguir escuchando...No... 
No quiero que se alejen, 
no quiero derrumbarme 
porque son mis pilares 
y sin ellos no podre sostenerme. 

Quiero saber que seraz capaz, 
que haras que el viaje valga la pena. 

Ya no quiero ser yo la que pierde, 
porque siempre lo he sido, 
siempre he perdido todo lo que quiero. 

"No quiero perderlo", susurran mis labios. 
"No quiero perderlos", es un susurro involuntario. 
"No quiero perder", grita mi corazón a cada latido. 
"No, no quiero", concuerdo yo en silencio. 

Porque hemos sido el viento y la mar... 
Hemos sido la fe y una cancion... 
Hemos sido historia de amor... 
Hemos sido el canto de un violin... 
Hemos sido la cancion jamas cantada... 
Hemos sido polvos de hadas... 
Hemos sido luces de navidad... 
Hemos sido sueño y realidad.


Lo han sido todo, todo para mi. 
Mis ojos, y mi voz; mi aliento, y mi cancion; 
mi rescate y mi perdicion...... y no quiero perderlos. 

No quiero que se acabe la melodia, 
empezada hace tanto y hace tan solo un segundo, 
sin esa melodia no serviria escuchar nada. 

Lo confieso, todo es miedo. 
miedo de ser una sombra en la memoria; 
miedo de ser el segundero de un reloj 
que en vez de dar la hora da el momento.

Del reloj que diga cuando se acaba el tiempo; 
miedo de que queden pocos segundos en ese reloj 
y que sea yo el segundero que los marque. 

No podre soportar eso. 
Hay perdidas que son sencillas, 
otras simplemente inevitables, 
pero las mas vitales son imborrables. 

Quiza mi tormento parezca tonto, ridiculo; 
puede que embarazoso...pero no quiero tener miedo, 
no quiero ser un segundero. 

Mas confio en que elegi bien, 
elegi bien en quien confiar, 
en alguien que me dara la certeza.Ahora solo pido certeza, 
la certeza de que no somos segunderos; 
de que seguiremos siento luz y sueño. 

La certeza de que haciendo lo correcto nunca podre perderlos, 
y asi, solo ahora seremos, una historia que no requiere un segundero, 
porque cada segundo sera un nuevo comienzo. 
Seremos una historia sin final.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Soledades

Reseñando con palomitas: The perks of being a wallflower (pelicula)

Entre Comillas: Un fragmento de El Fantasma de la Òpera